Las mujeres y los hombres tienen muchas diferencias, sobre todo en el aspecto sexual, sin embargo, ambos tienen en común ciertas zonas erógenas, que con solo estimularlas pueden producir mucho placer.

Dichas áreas son más sensibles ya que tienen un mayor número de terminaciones nerviosas, que al estimularlas producen grandes sensaciones y placer al momento de tener encuentros sexuales.

Dentro de las zonas erógenas primarias se encuentra la vagina, el órgano sexual de la mujer. Dentro de ella, se ubica el Punto G, que es el área de mayor excitación, que al localizarse y estimularse correctamente permitirá alcanzar el anhelado orgasmo.

Este se ubica a pocos centímetros de la entrada de la vagina, detrás del pubis a la altura del clítoris, tiene una textura rugosa. También es conocido como punto Gräfenberg, nombrado así en honor al médico alemán Ernst Gräfenberg, quien descubrió esta zona al revisar la uretra de una de sus pacientes.

Especialistas recomiendan iniciar el acto sexual estimulando el clítoris, para posteriormente hacer la exploración del Punto G, esto de seguro logrará un mayor clímax en la mujer durante el encuentro sexual.

Las féminas que son estimuladas correctamente en dicha zona pueden alcanzar múltiples orgasmos e incluyo pueden llegar a eyacular. Así que, con la autoexploración o con la ayuda de tu pareja podrás aprender a estimular esta zona y tener encuentros sexuales mucho más intensos y placenteros.

¿Qué es el punto P?

Los hombres también tienen un punto de excitación como el de las mujeres, es conocido como el Punto P y se ubica en la próstata, que es un órgano granular del tamaño de una nuez, que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto, según lo indican los expertos de la sexualidad.

Al estimular esta zona del hombre se puede producir mucho placer, ya que está llena de miles de terminaciones nerviosas, además es sensible al tacto, pero muchas personas evitan tocar la zona por prejuicios morales, debido a la ubicación del mismo, piensan que al tocar el área pueden perder su masculinidad, pero esto no tiene nada que ver con la homosexualidad.

El Punto P se encuentra el ano a pocos centímetros de la entrada en dirección al pene. Así como ocurre en las mujeres, al estimular correctamente esta zona, los hombres pueden alcanzar unos orgasmos mucho más placenteros.

Si desea intentar alcanzar el orgasmo a través del punto P, solo debe masajear la zona del periné, que se ubica entre los testículos y el ano. También puede pedirle a su pareja que introduzca el dedo en el ano con mucha precaución, y estimular directamente la próstata, de seguro le gustará la sensación.

Recuerde que los prejuicios y los moralismos solo están en la mente, para disfrutar plenamente del sexo es necesario deshacerse de ellos y comenzar a vivir nuevas y gratificantes experiencias, en pareja o en solitario.

Para complementar estas experiencias puede hacer uso de productos que ayudarán a encender la creatividad y la pasión en la intimidad, por ello le recomendamos visitar nuestra web jugueteshot.com y revisar el catálogo de lubricantes y juguetes sexuales.

Publicado: 5 de Septiembre de 2017